Primark abre la tienda de moda más grande de España en Madrid: se grita al escandalo ¿Por qué?

Primark abre tienda de moda más grande de España en Madrid y se grita al escandalo ¿Por qué?

Primark – empresa dedicada al sector textil de bajo coste y propiedad del dueño de Inditex, Amancio Ortega
– abrió en Madrid su tienda más grande de España (y segunda en Europa) el pasado 15 de octubre: 12.400 metros cuadrados, cinco plantas, 573 empleados, 131 cajas registradoras y 91 probadores alberga el inmueble del número 32 de la Gran Vía.

primark
Foto: Pedro Álvarez Navia

La inauguración se celebró el miércoles por la noche y la apertura estaba prevista para el día siguiente a las 11 de la mañana. Lo que ha dejado boquiabierta a todo el mundo ha sido la inverosímil afluencia de gente, trepidante por comprar. Ni el personal del establecimiento ni el sistema de seguridad y vigilancia interno y externo estaban preparados para tanto. Fue un evento apoteósico por lo que se comenta y por lo que las imágenes enseñan. He leído distintos artículos y por lo visto la mayoría recalcan lo mismo: indignación… La noticia obviamente se ha hecho viral en las redes y nadie se ha ahorrado comentarios de toda clase. Es más, diría que más que comentarios, he visto casi únicamente una secuela de juicios, frases insultantes, descalificativos, infra valorización, acusaciones, estupor negativo y mucho más en contra de todas las personas que han querido asegurarse el pole position frente a la puerta de entrada del establecimiento.

La verdad me he quedado perpleja y algo triste frente a un ataque tan fuerte hacia personas que uno ni conoce pero que, aún así y sin considerar nada más, ataca. Lanzando así un mensaje separatista, intolerante, y que no entiendo muy bien qué aporta. ¿Qué aprendo yo leyendo solo criticas y juicios? ¿Qué me aporta fomentar en mi mente el hecho que ‘YO’ jamás haría esto, que es una equivocación descomunal, un mal ejemplo para la sociedad y los jóvenes etc. etc.? ¿Qué me aportan estas sentencias?

primark-de-gran-via
Imagen: EFE – El confidencial

Mi reflexión es la siguiente: ¿Quién soy yo para juzgar quienes han sentido la necesidad, las ganas, la alegría, la ansiedad, la curiosidad o lo que sea, como para ir a hacer una cola de horas frente a un centro comercial?

Es cierto, tu dirás que el consumismo extremo no tiene sentido, que estamos todos manipulados y no nos damos cuenta de que pilotan nuestras vidas hacia una cultura del ‘tener’, hacia lo efímero; y que no consideramos que hay familias que no llegan a final de mes, hay personas enfermas cuyas necesidades son más merecedoras de atención y a las que se les podría dedicar tiempo, dinero, cariño. Y bueno, podríamos estar aquí listando una cantidad infinita de razones que dan fundamento al error de estas personas que se mueren por comprar.

Si es valida la realidad en la que algunos (muchos o pocos da igual) nos movemos y en la que promovemos valores diferentes, donde ‘ser’ es más importante que ‘tener’ y es esto lo que alimenta nuestras necesidades primarias; ¿pues por qué no debe ser igual de valida la realidad de otros tantos en la que el comprar y el tener responde a otras necesidades diferentes?

Dudo fuertemente que todas las personas que se han desvenado por lanzar juicios y criticas tengan un armario vacío; posean un solo par de zapatos de invierno y otro de verano; que no tengan un móvil o que, en  algún momento de la vida no hayan necesitado tener/comprar algo pensando así de sentirse o estar mejor.

No justifico la frenesís por comprar y no me interesa crear polémica, solo me entristece el juicio, la no aceptación y el separatismo.

Existen personas que padecen síndrome de compras compulsivas, a la cual subyacen problemas psico-emocionales importantes y que requieren curación, escucha, ayuda, soporte. Es difícil cultivar solo y únicamente la cultura del ‘ser’ porque es un camino de investigación en nuestro yo más escondido, implica encontrarse con la verdad, con la realidad y esto implica dolor, responsabilidad, cambios y más. No todos estamos preparados para esto ni para entrar tan a fondo; no todos recibimos una educación o informaciones tales como para facilitar el proceso de entender que tener tanto no aporta felicidad. Y más que esto, probablemente no se ha divulgado muy claramente el mensaje según el cual, lo que puede dañar nuestro equilibrio  y nuestra felicidad no es la cantidad de cosas que tenemos sino más bien la relación que tenemos con ellas. El apego a las cosas, es esto lo que realmente consuma.

Si hubiera sido una de las personas en cola delante de la puerta de Primark, ¿qué me aportaría leer juicios e indignación? ¿Qué entiendo de esas actitudes? Lo más fácil es que reaccione y actúe usando la misma moneda: separación, juicio, acusación, insultos etc. Y me quedo en mi realidad sin entender al otro y en una dimensión donde pararse y reflexionar o debatir con el otro es básicamente imposible.

Mi realidad es nada más que el constructo de todo lo que existe en mi mente y al que doy un valor, positivo o negativo y que enmarca una escala de prioridades. Todo lo que está fuera de mi mente, lo desconozco y por lo tanto me resulta más difícil re-conocerlo en mi vida o en la de los demás. Esto aplica a toda persona y a toda realidad. Todas son validas y merecen respeto. Si tu me ayudas a conocer tu realidad, me será más fácil ‘verte’ y viceversa, tendré la oportunidad de cuestionarme, cuestionarte, de elegir libremente entre cosas distintas, la que es mejor para mi. Sea esta comprar objetos y apegarme a ellos o bien otra, la que sea.

Cada uno llevamos una mochila, una historia, unas necesidades a menudo desatendidas, vivimos en un entorno que no siempre resulta favorecedor para abrirnos, para cambiar o para mejorar; e intentamos ir hacia adelante como podemos, pensando de estar haciendo lo correcto en la mayoría de las situaciones. Si sentimos la necesidad de apuntar el dedo hacia el otro, que sea para aportar algo (a él y a nosotros) y no para juzgar.

Autora: Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Imagen destacada: Telencinco.es

Health Energy Coaching

About Health Energy Coaching

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.