porque

Preguntar tantos ¿por qué? es dañino. Descubre los motivos…

Las creencias son el conjunto de ideas pre-constituidas que nos creamos, que nos vienen desde el exterior, que heredamos desde que nacemos por haberlas estado escuchando repetidamente. Tal y como las creamos y utilizamos podemos cambiarlas, siempre y cuando así decidamos.

Las creencias están relacionada con la pregunta ¿por qué?

Imagen: Pixabay.com

Las creencias son básicamente juicios, evaluaciones, búsqueda de explicaciones que sirvan a la mente para sobrevivir, aceptar, tranquilizarse, controlar y una serie de necesidades más. En PNL (Programación Neuro Lingüística) se definen también como generalizaciones con las cuales nos definimos continuamente y definimos también a todo lo que nos rodea. Vamos dando un nombre o una definición o etiqueta a todo. Así nos sentimos más seguros y vamos creando una caja de resonancia, es decir, gracias a nuestras creencias podemos reconocer y reconocernos en situaciones determinadas y tener tablas para reaccionar. Las creencias son determinantes para nuestra interpretación de la realidad.

Yo puedo decir: ‘si lanzo un cojín hacia el cielo se caerá por la gravedad’; y ‘una empresa ganadora es la que pone el foco en su capital humano’. En el primer caso la creencia es no solo general (todos los sabemos y creemos en ello) sino también es un hecho comprobado que la gravedad existe y qué efectos produce. En el segundo caso la creencia es más subjetiva.

Hasta puedo ser la única persona que cree en ello y nadie más puede compartirlo. Aún así, esa creencia es parte de mi realidad y la llevo adelante porque estoy convencida que es lo correcto. Hasta aquí queda claro cómo funcionamos y porque hay tantas formas de pensar, actuar, interpretar. Cada uno respondemos a nuestro mapa o guión de vida. Y los ¿por qué?, como dicho anteriormente, nos permiten dar fundamento a creencias existentes o construir nuevas reemplazando (o no) las antiguas.

Imagen: Shutterstock.com
Imagen: Shutterstock.com

Es bastante difícil cambiar nuestras creencias a través del pensamiento racional. Esto porque están muy enraizadas en nosotros, en nuestro subconsciente. Al punto que muchas de ellas ni siquiera nos damos cuenta que existen y, más aún, que nos limitan en todo lo que no solo hacemos sino que pensamos.

Nuestras creencias son tan potentes que pueden hasta determinar o influenciar o afectar nuestra salud, nuestra felicidad, nuestra forma de relacionarnos, nuestra inteligencia. Pueden constituir verdaderos bloqueos a la hora de actuar. Entonces la pregunta nace espontanea…

¿Cómo podemos cambiar nuestras creencias y evitar que nos controlen?

Esto es posible re-programando nuestra mente, reconfigurando nuestro inconsciente y liberándolo de lo que, hasta el momento, ha tenido un efecto limitador en todo lo que hemos hecho.

Imagen: Goodpixcool.com
Imagen: Goodpixcool.com

Para hacerlo es crucial ir al significado profundo que hay detrás de una creencia y que, generalmente, es una intención o propósito positivo gracias al cual nos protegemos. Conectando con la intención positiva que hay detrás, es posible ‘actualizar nuestro software’ e incluir otras formas más eficaces para vivir nuestra vida.

En este articulo encuentras una serie de valiosos textos gratis para descargar que pueden ayudarte a comprenderte mejor y donde encontrarás herramientas fáciles y eficaces para empezar a cambiar tu mapa de la realidad y cambiar radicalmente – en positivo – tu forma de pensar.

 

Imagen destacada: Pixabay.com

Autora: Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Health Energy Coaching

About Health Energy Coaching

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Comments

2 thoughts on “Preguntar tantos ¿por qué? es dañino. Descubre los motivos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *