¿Por qué enfermamos justo durante las vacaciones? [¡¡Volvemos el 17 de Septiembre!!]

El fuerte estrés al cual nos sometemos en nuestro día día provoca una fuerte indefensión.

Imagen: Weibo.com

Los retos diarios, la sensación de no tener el tiempo suficiente para cumplir con nuestras tareas y responsabilidades, la auto-exigencia, la frustración, los temores, esta constante percepción de no poder llegar a todo, nos hacen vulnerables. Nuestro sistema inmunitario se debilita y bajan nuestras defensas. El cuerpo por lo tanto se ve más expuesto a desarrollar alguna enfermedad.

El papel más importante lo juega la mente… Una mente siempre atareada no aguanta la idea de darse una semana de relax, de non hacer nada o simplemente de disfrutar. Así que alimenta sentimientos de culpa, frustración y hasta rabia. El cambio tan radical de la hiper actividad al supuesto relax provoca aún más estrés. Se producen cambios tanto a nivel hormonal como en nuestro sistema nervioso.

¡La mente en todo esto se vuelve loca y lo paga con el cuerpo!

La persona se siente como desubicada, la mente no comprende como sea posible vivir de repente a un ritmo pausado. A menudo las personas no se sienten útiles al dejar el ritmo frenético del trabajo y de sus vidas. El hecho de no tener tantas cosas que hacer, fomenta la idea que están mal gastando el tiempo y que no están aportando nada a nadie.

Imagen: IStockphoto.com

Otro aspecto alarmante que afecta muchas personas es que no están acostumbradas a compartir tiempo con la pareja y con la familia. Y esto les lleva a encontrarse frente a una realidad de la cual se escapan cada día para cumplir con otros tipos de responsabilidades y tareas.

Es muy frecuente de hecho que las relaciones de pareja se rompan durante o tras un periodo de vacaciones. O que las vacaciones en familia se conviertan en un infierno porque, básicamente, los miembros no se conocen entre ellos…

Si en el día día era fácil escapar de la realidad de las cuatro paredes del hogar, si el verse tan poco había permitido aguantar todo lo no dicho y lo no compartido con el otro, improvisamente la cercanía enfatiza los aspectos de la relación que se habían dejado aparcados o escondidos.

Sea cual sea la situación personal de cada uno, evidentemente no es un ritmo tranquilo ni pausado el culpable de malestares físicos o relacionales, sino más bien nuestra actitud frente a la realidad que vivimos.

Una actitud de ansias y de evitación que nos hace vivir una vida paralela a la real y que, pese a no proporcionarnos la felicidad, nos hace convencer que es lo mejor para nosotros.

El identificarse con el trabajo, con los horarios, las tareas y los hábitos del día día, simplemente nos hacen perder el contacto con nosotros mismos. Por consecuencia, nos desconectan de nuestra realidad y de nuestro entorno.

Esto hace que confundamos lo que tenemos con lo que necesitamos.

Basta ya: ¡cambia el chip!

¡Basta ya con hacer que las vacaciones sean la nueva enfermedad de nuestro siglo! ¿De verdad?

El verdadero reto es dedicar la mayor cantidad de energía en ser un@ mism@ cada día. Esto si que es lo difícil.

Al ser nosotros mismos, no perdemos el contacto con nuestro interior y no podemos permitirnos vivir en una constante mentira. Ni aguantar situaciones laborables, familiares o un ritmo di vida que no nos compensan.

El ritmo no debe bajar solo durante una o más semanas de vacaciones. Es una tarea constante la de recordarnos que pese a todo, no necesitamos vivir con prisas todo el tiempo.

Mentalizarse que cada persona se merece disfrutar, ser feliz, dedicarse tiempo y vivir sin tanta exigencia.

No es un delito dedicarse tiempo y beneficiarse de momentos de relax. 

El relax no se traduce con in-acción sino más bien con hacer lo que nos apetezca en un momento determinado.

Por lo tanto…os deseo unas fantásticas vacaciones hechas de relax, pausas, de respirar aire puro, de dedicaros tiempo y de valorar las personas que son parte de vuestras vidas.

¡Disfrutar de vosotr@s mism@s y seáis felices!

¡¡Volveremos el 17 de Septiembre con nuevos contenidos y sobre todo con energías renovadas y más ganas aún de compartir con Tod@s Vosotr@s :-D!!

~

Autora: Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Health Energy Coaching

About Health Energy Coaching

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.