Enzimas digestivas: ¿qué son, cómo influyen en nuestra salud y para qué sirven?

Enzimas digestivas: ¿qué son, cómo influyen en nuestra salud y para qué sirven?

Las enzimas forman parte de todas las actividades necesarias para mantener la vida, como en la síntesis, la descomposición, el transporte, la excreción, la desintoxicación y el abastecimiento de energía. Los seres vivos no serían capaces de mantener la vida sin las enzimas. Se producen más de 5.000 tipos de estas enzimas vitales en los alimentos que consumimos a diario. La razón por la que existen tantos tipos de enzimas obedece a que cada una tiene una característica especial y una función específica.

Las propiedades curativas de las enzimas se conocen desde la antigüedad. Se sabe, por ejemplo, que los mayas cubrían las heridas con hojas de papaya, ricas en enzima papaína, para que cicatrizasen y se curasen más rápidamente.

Imagen: Nutribold.com
Imagen: Nutribold.com

Las enzimas son proteínas que actúan como catalizadores. Su función es acelerar la velocidad de las reacciones químicas que se producen en el organismo y que son necesarias para mantener su actividad biológica. Este factor significa que una reacción catalizada que toma 1 segundo en producirse podría tomar un tiempo de 3 millones de años sin estar catalizada. Una función metabólica adecuada requiere por lo menos 13 tipos de vitaminas y 20 tipos de minerales además de grasas, hidratos de carbono y agua. Todos estos elementos se combinan para asegurar que cuando se consumen alimentos, éstos se descomponen en sus componentes básicos para su absorción y luego son transportados por el sistema sanguíneo a todo el cuerpo. Nutrientes, incluidos enzimas, trabajan conjuntamente y actúan como catalizadores para fomentar la absorción y asimilación. Sin enzimas digestivas el cuerpo no puede absorber nutrientes en los alimentos que, por ende, no se pueden descomponer adecuadamente.

Imagen: Slideshare.net
Imagen: Slideshare.net

Casi todos los procesos biológicos en una célula viva requiere la presencia de algún tipo de enzimas. El tipo de enzima que cataliza una reacción es muy específica, por lo tanto, en este caso, las que existen como una parte del sistema digestivo se llaman enzimas digestivas.

Enzimas digestivas: indicaciones, efectos y beneficios

Como dicho, las enzimas digestivas contribuyen e intervienen en el proceso de descomposición de los alimentos y en la absorción de los nutrientes. Si se pretende mejorar la digestión y absorción de nutrientes a nivel intestinal hay que utilizar enzimas digestivas que resistan las condiciones altamente ácidas del estómago y lleguen totalmente activas al intestino. Las enzimas digestivas deben ser altamente biodisponibles y tolerables por el aparato digestivo. Es preferible utilizar enzimas digestivas vegetales, pues con esto se evitan posibles problemas de contaminación que se podrían generar con enzimas pancreáticas de origen animal.

¿Qué propiedades y qué curan las enzimas digestivas?

  • Asimilación correcta de todos los nutrientes
  • Fatiga y debilidad inmunitaria
  • Acidez y reflujo gástrico
  • Estreñimiento y diarrea
  • Flatulencia y fermentación, meteorismo, digestiones pesadas, hinchazón
  • Disbiosis intestinal

    Imagen: Blogdefarmacia.com
    Imagen: Blogdefarmacia.com
  • Ulceras (no se aconseja el consumo de productos que contengan pepsina en forma de Betaína HCI)
  • Procesos inflamatorios y degenerativos
  • Esguinces y desgarros
  • Tendinitis
  • Prostatitis
  • Sinusitis
  • Hipertrofia pancreática e insuficiencias pancreáticas y vesiculares
  • Problemas cutáneos (por la acumulación de toxinas debido a una mala digestión)
  • Artritis reumatoide
  • Dismenorrea por coágulos

Útil en casos de inflamación o trastornos intestinales como colitis, candidiasis, síndrome de Crohn, síndrome de colon irritable, celiaquía, alergias, intolerancias alimenticias, toxemia, cáncer, cicatrización de heridas, malnutrición y pobre desarrollo, diabetes-tipo-1 y -2 (respectivamente, el 50% de los pacientes con diabetes tipo 1 y el 35% de los pacientes con diabetes tipo 2 padecen en cierto modo de una insuficiencia pancreática exocrina); curas de desintoxicación o saneamiento intestinal.

La esperanza de vida de una persona está directamente relacionada con el agotamiento de su potencial enzimático. Y el uso de enzimas alimenticias reduce ese nivel de agotamiento.

De hecho, algunas de las actividades vitales en el cuerpo para las cuales se necesitan enzimas son:

  1. Producir energía
  2. Absorber oxigeno
  3. Combatir infecciones y sanar heridas
  4. Reducir la inflamación
  5. Obtener nutrientes de las células
  6. Desechar los desperdicios tóxicos
  7. Convertir las grasas en la sangre, regular el colesterol y los niveles de triglicéridos
  8. Disolver los coágulos de sangre
  9. Regular las hormonas de manera adecuada
  10. Disminuir el proceso de envejecimiento

Alimentos que contienen enzimas

Aunque todos los alimentos crudos contienen enzimas, los alimentos que más enzimas aportan son los que retoñan (semillas y legumbres). El retoño aumenta el contenido de enzimas en estos alimentos enormemente. Además de los alimentos que retoñan, otros alimentos ricos en enzimas son:

  • Papaya, piña, mango, kiwi y uvas
  • Aguacate
  • Miel cruda (las enzimas provienen de la saliva de las abejas)
  • Polen de abeja
  • Aceite de oliva extra virgen y aceite de coco
  • Carne y lácteos crudos

¿Cómo están formada las enzimas y qué necesitan para ‘funcionar’?

Como toda proteína, las enzimas están formadas por una gran cantidad de aminoácidos: esenciales, no esenciales, estructurales, de unión y catalíticos. Y como ocurre con toda proteína, la actividad de una enzima depende de factores tales como la temperatura, el grado de acidez o pH, las disoluciones salinas, los solventes, los activadores y los inhibidores. La alteración de estos factores puede influir, perjudicar, anular la función de las enzimas causando consecuencias en nuestro organismo.

Imagen: Porquebiotecnologia.com.ar
Imagen: Porquebiotecnologia.com.ar

Por ejemplo, si la temperatura interna es excesiva, la enzima se desnaturaliza perdiendo totalmente sus propiedades catalíticas. Las enzimas se destruyen con el calor (a partir de 30ºC), por lo tanto, todo alimento cocinado, procesado o pasteurizado, en caso de productos lácteos o zumos envasados, no contiene ninguna enzima. Sólo los alimentos que se ingieren crudos contienen enzimas, excepto si han sido rociados o irradiados para su conservación, proceso que los convierte en alimentos muertos.

Imagen: Blogdebiologia.com
Imagen: Blogdebiologia.com

La mayoría de los enzimas son muy sensibles a los cambios de pH. Desviaciones de pocas décimas por encima o por debajo del pH óptimo pueden afectar drásticamente su actividad. Desviaciones de pocas décimas por encima o por debajo del pH óptimo pueden afectar drásticamente su actividad.  Todas las enzimas tienen dos valores límites de pH entre los cuales son efectivas. Además, si la cantidad de enzimas no es suficiente los alimentos no son digeridos completamente, lo que provoca putrefacción a nivel intestinal, reducción de la flora bacteriana benéfica y proliferación de patógenos, lo cual se traduce en digestión lenta y pesada, mal aliento, malnutrición, estreñimiento, gases o ardor de estómago y obesidad. Otro síntoma frecuente de la falta de enzimas es el dolor de estómago inmediatamente después de comer o incluso varias horas después.

O bien, a menudo, tener constantemente sensación de hambre, puede depender del hecho de no digerir ni absorber correctamente los nutrientes por falta de enzimas digestivas, y esto causa que el cuerpo genere una señal que, en este caso, es la sensación de hambre ante la falta de nutrientes.

Otros factores que permiten a las enzimas funcionar correctamente son: cofactores no orgánicos – metales y minerales (oligoelementos) y cofactores orgánicos – vitaminas; y el factor tiempo. Diferente es el tiempo que el organismo necesita para asimilar y digerir según qué tipo de alimento. Por ejemplo la carne tarda mucho más en ser digerida en el estómago que la fruta dulce, que pasa casi directamente al intestino. Por lo tanto si comemos carne roja, cuyo proceso digestivo es largo y pesado, y después fruta, esta quedará literalmente por encima de la carne en el estómago, esperando que esta ultima sea digerida. Durante el tiempo de espera esa fruta habrá comenzado su fermentación bacteriana por encontrarse con “ambiente” digestivo incorrecto para ese tipo de alimento. Lo mismo ocurre si ingerimos gran cantidad de alimentos, más de las que nuestras enzimas pueden digerir. Las principales enzimas son las siguientes:

Imagen: Blogdefarmacia.com
Imagen: Blogdefarmacia.com

Contraindicaciones

No tomar en caso de padecer pancreatitis aguda, obstrucción intestinal (Ileus), empiema vesicular (acumulación de pus), obstrucción vesicular, trastornos hepáticos (graves).

Efectos secundarios

No se conoce efectos adversos del uso oral de las enzimas digestivas.

Interacciones

La función de la mayoría de medicamentos como antiepilépticos, antidepresivos y otros psicofármacos están desarrollados de tal modo que no esté trastornada por la toma de enzimas digestivas. Los antibióticos pueden matar la microbiótica intestinal y de esta manera inhibir la digestión y la absorción de los nutrientes. El uso de los inhibidores de ácidos gástricos ejerce influencia sobre la digestión, y específicamente la digestión de proteínas y la absorción de la vitamina B12.

Dosis

Consultar un médico o bien terapeuta u otro especialista para primero determinar si se necesita integrar enzimas digestivas en el organismo. Normalmente la dosis estándar es de 2 cápsulas por comida durante o directamente después de ella. A veces se indican dosis más altas dependiendo de la composición del producto que se elija, de la dieta, del estilo de vida, de la presencia de enfermedades u otros trastornos. En caso de embarazo y lactancia, consultar el médico.

Fuentes: “La enzima Prodigiosa“, Hiromi Shinya – Aguilar (2013);  Tplaboratorioquimico.com; Naturafoundation.es; Dietametabolica.es; Lasaludi.info; Elherbolario.com; Lavidalucida.com; Mercola.com

Imagen destacada: Nutribold.com

Autora: Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Health Energy Coaching

About Health Energy Coaching

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *