El hombre que nunca tiene miedo: entrevista a Eduard Punset

El hombre que nunca tiene miedo: entrevista a Eduard Punset

Eduardo Punset Casals (Barcelona, 1936) es licenciado en Derecho por la Universidad de Madrid y máster en Ciencias Económicas por la Universidad de Londres, abogado, redactor, economista, escritor, profesor, jurista, asesor, político, presentador, divulgador… y no se acabaría aquí la lista! Un hombre culto, sagaz, poliédrico, humilde, que creció en el campo, quería ser marino, y vivió un exilio para huir al franquismo. Muchas han sido las criticas hacia él ya que sus seguidores le consideran un científico aunque, en realidad, no tiene formación universitaria en la materia; también criticado por escribir, tratar, y divulgar temas de pseudociencia y por el utilizo, según algunos, de términos científicos de una forma inapropiada. A seguir una interesante entrevista en el Dominical (por Juan Fernández) en la que, entre otras, explica cómo consigue vivir sin miedo.

Imagen: Flickr.com - Arturo Espinosa
Imagen: Flickr.com – Arturo Espinosa

Lleva más de un millón de libros vendidos, en Facebook tiene 160.000 seguidores. Y usted dice que todo se debe a que creció rodeado de cabras y perdices.
Es muy fácil: el mecanismo de gestión de los procesos básicos ¿es decir, el sudor, la digestión, el frío y el calor¿ lo tenemos heredado de los reptiles. Pero en materia de emociones somos exactamente igual que las perdices y las ratas. Todo esto me lo explicaron mis amigos los científicos, pero yo ya lo sabía cuando era niño. Porque lo veía a diario. Veía cómo mi lechuza sentía el miedo, la felicidad, el asco, la alegría, y lo expresaba sin tapujos. Claro, ahora vas y le explicas a la gente por qué le pasa lo que le pasa por dentro, que es a lo que me dedico en este momento de mi vida, y en seguida te acogen y te dicen: tú eres mi amigo.

Sostiene que hay que educar emocionalmente a los niños. ¿Quién le enseñó a usted inteligencia emocional cuando era un crío?
La aprendí de los animales. Mucho antes de entrar en contacto con los humanos, yo entré en sintonía con ellos. Domesticaba lechuzas, hablaba con las perdices, me entendía con los roedores del campo. En aquellos años terribles de la posguerra, la única inteligencia emocional que había en este país la tenían los animales. Los humanos también la tenían, pero lo ignoraban.

Si cierra los ojos y viaja a los años de su infancia, ¿qué ve?
Vivíamos en La Vilella Baixa, en el Priorat, donde padre era médico rural. Tenía a su cargo cinco pueblos. Recuerdo a los agricultores trillando en la era, los atardeceres, la gente del pueblo. En esos tiempos merendabas en la casa de cualquier vecino. Diversión, lo que hoy entendemos por diversión, no teníamos, porque la propia vida era la diversión, nunca separábamos el ocio de la vida. Realmente, esa sensación de diversión no la he perdido jamás.

¿Cómo era el niño Punset?
Tenía mucha curiosidad. No por lo que me podía ocurrir a mí, porque no temía nada, sino por lo que le pasaba a la gente. Me gustaba fijarme en la conducta de las personas. Pero saber, lo que se dice saber, sabía poco más que una perdiz.

¿Cuenta que estuvo dos días perdido en el mar? ¿Y no se asustó?
En Salou descubrí el mar y me fascinó. Una vez me perdí con mi hermano en una barquita de vela. Estuvimos dos días desaparecidos. Estábamos tan ensimismados con aquella aventura que al ver aparecer una barca con padre y la Guardia Civil, pensamos que eran paseantes y les saludamos contentísimos. Cuando llegaron a nuestra altura nos cubrieron a bofetadas. Yo nunca he conocido el miedo. Bueno sí, sólo una vez, en 1958. Había ido a París, cuando ya pertenecía a la estructura del PCE, y allí me dieron una maleta con doble fondo que contenía octavillas. En la frontera, la Guardia Civil me pidió que abriera la maleta, y ésa fue la única vez que sentí el miedo, esa flojera en las piernas, esa descarga que te paraliza, que detiene el crecimiento del cerebro y encoge el hipocampo, según han demostrado los neurólogos. Fue la única vez. Aquel guardia civil no descubrió el doble fondo y pasé la frontera. Lo gracioso del caso es que, al llegar a Madrid, los del PCE de aquí me dijeron que esas octavillas no servían para nada, y las quemaron. Tan inútil es el miedo, que la única vez que lo sentí, fue para nada.

Cover ultimo libro de Eduard Punset
Cover ultimo libro de E. Punset

¿Y nunca volvió a sentirlo?
Nunca. Yo lo achaco a una tara genética que tenemos en mi familia, llamada fibrilación paroxística. Es una arritmia que hemos heredado de padres y abuelos. Me la diagnosticaron en Estados Unidos siendo ya mayor. Cuando tienes esa fibrilación, entras y sales en crisis cardíacas, sobre todo de joven, y se te agita la respiración. Notas las palpitaciones, el corazón va a su bola, te duele la cabeza. Inconscientemente, no porque nadie me lo dijera, siendo niño descubrí las situaciones que propiciaban las crisis. Una era cuando me enfadaba. La otra era al asustarme. Por eso, desde pequeñito, de forma inconsciente, evito esas situaciones, y nunca me enfado ni siento miedo.

¿Ni siquiera cuando tuvo que huir al exilio?
No, pero de esa experiencia me quedó un hábito que aún hoy conservo. En esa época era el representante de lo que llamábamos el Comité de Coordinación Universitario del PCE. Un día, en Madrid, a punto de salir hacia una reunión que teníamos en un bar, sonó el teléfono de la pensión donde vivía y una voz desconocida me dijo: “No vayas a la reunión, está la policía”. Los detuvieron a todos, pero yo pude escapar gracias a que en ese momento llevaba mi pasaporte conmigo. Hui a Francia con lo puesto y luego me fui a vivir a Inglaterra, y desde entonces siempre llevo conmigo el pasaporte. Fue lo que me salvó.

¿Su trayectoria responde a un plan?
No, mi vida nunca ha estado planificada. Pensándolo ahora, quizá he podido seguir todo este camino porque siempre he mantenido una cierta independencia en todo lo que he hecho. He estado en partidos políticos, pero a mi manera; he pasado por muchos sitios, pero con distancia. Nunca he tenido jefes, o al menos jamás he sentido que los tenía. Y he disfrutado tanto… A veces me cuesta pensar que haya gente triste.

Si quieres saber más sobre Eduard Punset visita: eduardpunset.es

Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Fuente: ElPeriodico.com

Imagen destacada: Jorge Paris

Health Energy Coaching

About Health Energy Coaching

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.