Causas emocionales de resfriado y gripe

Son muchos los factores – internos y externos – que nos causan resfriado y gripe, más aún al llegar el otoño.

Es cierto también que el cambio del tiempo no implica obligatoriamente contraer ni uno ni otra cosa. Tampoco una vacuna o un potente mix de paracetamol e ibuprofeno o bien los complejos vitamínicos nos garantizan la inmunidad de cualquier virus.

Seguramente un sistema inmunitario débil nos hace más vulnerables a contraer enfermedades, pero ¿nosotros podemos provocar nuestra debilidad física? ¿Podemos ser los causantes del surgir tanto de un resfriado como de una gripe o bien de una bronquitis?

 

La descodificación biológica proporcionas explicaciones interesantes referente a ‘nuestro poder de enfermar‘.

El solo hecho de pensar y creer que la llegar el invierno seguramente contraeremos algún virus, nos predispone a enfermar. Las creencias que desde pequeños nos han transmitido como si te expones a una corriente de aire te resfrías o que una persona resfriada automáticamente nos pasará el virus y enfermaremos.

Estas creencias equivalen a mensajes continuos para la mente que recibe el input de que, al presentarse determinadas circunstancias, inevitablemente el cuerpo enfermará. Y el cuerpo ejecuta lo que la mente dice…

No solo, cuando vivimos un conflicto interior que no se resuelve como se necesita y se queda dentro, pues el cuerpo lo manifiesta con síntomas. Esta manifestación interviene una vez se produzca el reconocimiento de lo que estamos sintiendo, lo cual es una ventana hacia la resolución del conflicto.

Resfriado, catarro y gripe se relacionan con alguna situación de nuestra vida que nos ha causado enfado, tensión, rabia frente a una situación o relación o persona. Estas emociones retenidas necesitan encontrar una salida y el cuerpo es su vehículo o ‘portavoz’, para que nos demos cuenta de ellas y actuemos de forma consecuente.

El resfriado puede aparecer en consecuencia de una fuerte decepción o de un arrepentimiento por no haber dicho o hecho algo. Un exceso de actividad mental también puede causar un resfriado. Empezamos a sentirnos confusos, agobiados, cansados, sin saber por dónde empezar. Estamos hasta las narices de una situación, de nosotros mismos, de los demás, etc.

Tanto un resfriado como una gripe nos permiten mantenernos alejados de los demás y descansar de todo, hasta de nosotros mismos. También constituyen una forma de escapar del conflicto que no estamos dispuesto a aceptar o resolver tal y como las circunstancias requieren y que vemos como una amenaza a nuestra zona de confort.

Concretando síntomas:

  • El dolor de cuello se relaciona con lo que no expresamos porque no nos atrevemos.
  • El dolor en los oídos se relaciona con algo que nos resulta incómodo escuchar, que no queremos saber o asumir.
  • La nariz tapada indica que notamos amenazas en el aire, algo nos huele mal.
  • El dolor de cabeza se relaciona con el dar muchas vueltas a un asunto que nos preocupa y para el cual queremos encontrar una solución.

Las situaciones pueden ser dispares, desde el no querer asistir a la comida familiar de Navidad para la que nos sentimos forzados u obligados, en la cual pensamos que pasaremos un mal rato a ver tal pariente o al vivir o escuchar algo que no nos apetece. Y cuanto más pensamos en ello, más vuelta le damos hasta meses antes de la fatídica fecha. Y esto nos va corroyendo…

Un cambio en el trabajo para el cual no se nos ha avisado ni consultado o que simplemente no nos gusta y no aceptamos pero no nos atrevemos a decir nada, no expresamos nuestra opinión ni molestia. Por lo tanto ni siquiera proponemos alternativas que a lo mejor hasta se nos aceptarían y nos sacarían del apuro. Es decir, al no expresarnos, bloqueamos el campo de las posibilidades.

Al final y al cabo la sensación es sentirse invadidos, aplastados, sorprendidos por un acontecimiento, situación o persona; o bien no aceptar una critica o simples opiniones ajenas. O también sentir desacuerdo, no aceptar la realidad, no sentirnos respaldados, apoyados o considerados. Es una dificultad de adaptación social.

La frustración va en creciendo y no sabemos cómo salir de la situación.

En cualquier de los casos, no expresamos lo que estamos sintiendo. No defendemos nuestra necesidad. Tememos que nuestra reacción, si habláramos, pueda no ser aceptada o puede tener peores consecuencias o puede ser hasta violenta. Y no paramos de dar vueltas al asunto y alimentar enfado en nuestro interior.

En el momento en que el síntoma se manifiesta, sea resfriado o gripe, el conflicto se encaminaría hacia la solución o hasta se podría considerar resuelto.

Durante la fase de tensión y estrés, el cuerpo resiste, se defiende y se protege. Básicamente retiene y sostiene.

En el momento en que el resentimiento va saliendo o bien conseguimos empezar a elaborar de forma más consciente lo ocurrido, el cuerpo manifiesta los síntomas como herramienta de descarga de lo de dentro hacia afuera.

Al fin y al cabo es una forma inconsciente de darnos un respiro, parar y descansar, darnos el tiempo de reflexionar y encontrar la manera de reaccionar y superar el problema. De esta forma el cuerpo aprovecha para recuperarse de tanto estrés.

El resfriado, como cualquier enfermedad, es una crisis de desintoxicación del organismo y que permite eliminar las toxinas físicas y psíquicas de las sustancias y de los pensamientos que lo intoxicaban, para que el cuerpo y nuestro interior salgan fortalecidos.

Imágenes: Pixavay.com; Pinterest

Fuentes: Rosabio.com; Haciaelser.com

Autora: Vittoria Veri Doldo ~ Health Coach

Health Energy Coaching

About Health Energy Coaching

Mi nombre es Vittoria Verí Doldo, una entrenadora persistente, intuitiva, optimista. La vida me tiene enamorada y compartir me aporta felicidad. Soy Health Coach, experta en el desarrollo del capital humano (personal y empresarial); el enfoque de mi trabajo es holístico ya que considero la persona como un todo. ¿Qué más decir? ¡Mi trabajo es mi pasión!

Comments

2 thoughts on “Causas emocionales de resfriado y gripe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.